Terapia asistida con perros, ¿es realmente efectiva?

Por Juan Luis de Castellví @jldecastellvi

Hace poco me señalaban un hilo en twitter (gracias @hbomberos), en el que el pediatra, y PhD, Alberto García Salido, pedía que le explicaran si hay estudios que avalen la entrada de perros en hospitales cuando en cambio se prohibe que entren los familiares menores de cierta edad, por ejemplo, cuyas visitas decía que probablemente causen también un efecto positivo en pacientes que llevan mucho tiempo ingresados sin poder verlos. Y en realidad creo que de esas dudas se desprenden tres temas diferentes. Uno es si es positiva la visita de familiares en el hospital, que no es objeto de nuestro blog y lo dejo para que escriban otros sobre ello. Pero las otras dos sí, y son las acciones asistidas con animales (puntuales), y la terapia asistida con animales (sostenida en el tiempo), que son cosas diferentes.

nature summer animal dog
Photo by Stefan Stefancik on Pexels.com

Se pueden llevar a cabo acciones asistidas con animales de terapia. Visitar la planta de oncología de un hospital o una residencia de ancianos, por ejemplo. Es algo que rompe la rutina,  es divertido, y tiene efectos positivos, siempre que no se tenga ninguna de las contraindicaciones al respecto, como pueden ser alergias severas o fobia a los perros.  Varios estudios indican que hay resultados significativos en cuanto a mejoras del humor, de las relaciones sociales, y otros campos. También hay estudios que muestran que el mero hecho de acariciar a un perro disminuye la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, con lo que podemos tener otro punto extra para algunos pacientes. También han probado ser útiles en la disminución de los síntomas de la depresión en personas mayores que residen en centros de la tercera edad.

Langley_therapy_dog.jpg
LANGLEY AIR FORCE BASE, Va. — Gene Mohr, a retired Tech. Sergeant, pets Mollie, a three year old Sheltie at Langley Hospital Jan. 30. Mollie does about 10 visits throughout the Hampton Roads Area. This is her third week visiting Langley Air Force Base. (U.S. Air Force photo/Airman 1st Class Zachary Wolf)

 

Pero otra cosa diferente es una terapia ASISTIDA con animales. La terapia no es el animal. O no solamente al menos. La terapia la deciden entre muchos especialistas que tienen alguna responsabilidad sobre el tratamiento del paciente: médicos, psicólogos, fisioterapeutas, etc. Cada paciente puede tener unas necesidades diferentes, y hay que programar ejercicios en los que los animales pueden ser una poderosa ayuda. Por ejemplo, tenemos a una persona mayor, con alzheimer, que empieza a aislarse y no quiere moverse del sillón. Se pueden programar ejercicios con el perro que le “obligan” a moverse con un objetivo. Tiene una recompensa en el juego en si mismo, siempre que le gusten los perros y haya “conectado” con el que estamos usando, y se mantiene en forma teniendo que levantarse un rato del sofá. El beneficio no tiene que derivarse exclusivamente de la presencia del perro, se trata de una herramienta para que el paciente trabaje. Pero el mero hecho de poder interactuar con los perros ha probado tener un efecto positivo en el bienestar, la ansiedad y el humor. Pero insisto en que la terapia la han decidido los profesionales sanitarios implicados, en colaboración con el guía del perro y la familia del paciente, y/o el propio paciente. En España hay pocas organizaciones que hagan un trabajo regulado por organizaciones públicas, siendo una de ellas CTAC, que además tiene dos manuales editados con ejercicios que se pueden llevar a cabo con ayuda de los perros, más que recomendables (y no, no tenemos ninguna relación o comisión, simplemente considero que es un material muy bueno). También han probado ser de ayuda para niños con TDAH, según otro de los estudios, así que el campo es amplio, sin duda.

person in hospital gown using walking frame beside hospital bed
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

De nuevo es importante destacar que la terapia tiene cuatro “patas”, el paciente, el técnico/guía del perro, el perro y los profesionales sanitarios que tratan al paciente. No es “llevar un perro un rato”. Por lo que sí hay estudios que muestran mejoras relacionadas con la presencia y utilización de los perros en diversas patologías o al menos la posibilidad de reducir el uso de medicación para ciertas cuestiones gracias a la presencia de los perros. Se estudia el fenómeno y se pueden ver resultados en esa línea, lo cual es positivo porque tampoco es necesario que los perros se conviertan en la nueva “pseudoterapia” que no sirve de nada pero todos quieren tener a mano porque “a mi me funciona” o porque está de moda. Lo cual nos lleva de nuevo a la necesidad de regulación de esta actividad, por el bien de los pacientes y, por supuesto, de los propios perros, que se pueden convertir en víctimas del auge de estas terapias, obligando a aquellos seleccionados a trabajar en jornadas maratonianas.

es importante destacar que la terapia tiene cuatro “patas”, el paciente, el técnico/guía del perro, el perro y los profesionales sanitarios que tratan al paciente. No es “llevar un perro un rato”. 

130501-F-DB561-016
Rose, a 140-pound pet therapy dog rests her head on a patient, May 1, 2013, at Mountain Home Air Force Base, Idaho. Many can attest to the real therapeutic aspects of simply spending a few quality minutes with “man’s best friend.” (U.S. Air Force photo by Airman 1st Class Shane M. Phipps/Released)

Además, los perros destinados a terapia asistida por animales deben tener un entrenamiento determinado, que en España no está regulado a nivel nacional, o corremos el riesgo de que sólo sean “perros majos” que nos visitan, como comentaba Alberto en su hilo. Son perros en los que se mantiene en una estricta higiene, que son bañados y cepillados antes de su entrada al centro sanitario, que tienen una buena educación básica y un adiestramiento específico para poder llevar a cabo los ejercicios que se esperan de ellos, de modo que cuando se trata de actividades reguladas y llevadas a cabo por profesionales acreditados, son muy útiles y aportan las máximas garantías que son posibles a día de hoy, no se trata de la visita del perro de la familia, que también puede tener un importante efecto positivo, probablemente similar al de que te pueda visitar un familiar al que no ves desde tu ingreso en el centro sanitario.

12279231_10206673480572187_3575828715481529353_n
Chui, perro de Cruz Roja en Las Palmas.

La apariencia de resultados es una cosa, y los resultados que se pueden corroborar otra. Hay bastante literatura al respecto, pero he intentado ceñirme a la más reciente. El nivel de evidencia de cada estudio difiere, pero en general los consultados muestran beneficios en todos los casos, no siempre espectaculares, pero están presentes y es un tema que merece que se estandaricen las intervenciones asistidas con animales, buscando los mejores resultados, y también que se estudien sus efectos con el mayor rigor posible. Las Palmas y Huelva son dos provincias donde la Cruz Roja ha empezado a trabajar con perros de terapia, y cada vez es más habitual ver noticias que hablan del uso de estos perros en hospitales, residencias de ancianos, etc. De modo que es fundamental que se regule lo antes posible para que no se tuerzan las cosas desde el principio.

Para concluir, la Universidad Rey Juan Carlos dispone de una Cátedra de Investigación de Animales y Sociedad, que estudia entre otras cosas los temas mencionados en este artículo. Recomiendo leer esta ENTREVISTA que le hizo la periodistas Melisa Tuya a Nuria Máximo, la coordinadora de la Cátedra, se explican todo estupendamente.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3149823/0/animales-universidad/#xtor=AD-15&xts=467263

Confío en que os haya resultado tan interesante como a mi. Cuéntanos tu opinión en los comentarios del blog, en la página de Facebook o en Twitter. Y sobre todo, no compres, ¡ADOPTA!

 

Bibliografía:

 – Patient benefit of dogassisted interventions in health care: a systematic reviewLundqvist M1Carlsson P2Sjödahl R3Theodorsson E4Levin LÅ2Enlace.

– [Effectiveness of dogassisted therapy in the elderly. A preliminary study]. [Article in Spanish] Folch A1Torrente M2Heredia L2Vicens P3. Enlace.

The Role of Animal Assisted Intervention on Improving Self-Esteem in Children With Attention Deficit/Hyperactivity Disorder. Schuck SEB1Johnson HL2Abdullah MM3Stehli A1Fine AH4Lakes KD5. Enlace.
Owning a Dog May Lower Your Blood Pressure. Enlace. (artículo, no he podido encontrar el estudio al que hacen referencia, probablemente no se haya publicado todavía).

The Effect of DogAssisted Intervention on Student Well-Being, Mood, and Anxiety. Grajfoner D1Harte E2Potter LM3McGuigan N4. Enlace.

Effects of an animal-assisted intervention on social behaviour, emotions, and behavioural and psychological symptoms in nursing home residents with dementia. Wesenberg S1Mueller C2Nestmann F3Holthoff-Detto V4. Enlace.

Randomized controlled study on the effectiveness of animal-assisted therapy on depression, anxiety, and illness perception in institutionalized elderly. Ambrosi C1Zaiontz C1Peragine G2Sarchi S2Bona F2. Enlace.

– Animal-assisted intervention in the ICU: a tool for humanization

Megan M. Hosey1, 2Email author, Janice Jaskulski1, Stephen T. Wegener1, Linda L. Chlan3 and Dale M. Needham2, 4, 5 .Critical Care2018

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ignasimarcos dice:

    Me ha parecido interesante, la he enviado a Meneame:
    https://www.meneame.net/story/terapia-asistida-perros-realmente-efectiva

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s