Sobre la potencial peligrosidad de los animales.

Por Juan Luis de Castellví @jldecastellvi

Este artículo “¿Existen los perros potencialmente peligrosos?” (PPP), ha sido el que más lecturas ha tenido desde que estrené el blog de etología canina, blog en el que participan otros autores también como ya sabes si eres lector habitual (si no, te invito a que eches un vistazo, seguro que encuentras algo de tu interés). Recientemente ha vuelto a recibir bastante atención tras compartirlo la periodista Melisa Tuya en twitter, y mencionarlo en uno de sus artículos en el que ruega a los propietarios de perros “no PPP”, que ayuden a socializar a los considerados “PPP”.

Ahora bien, como pasa a menudo, mucha gente se lanza a comentar tras leer sólo el titular, o no logra entender el mensaje que se intenta transmitir (o bien yo no logro explicarme, que también es posible). Por eso escribo esto hoy intentando dar otro ejemplo que va más allá de “yo pienso que…”, ante las respuestas habituales de que por ser grande, ya todo perro es potencialmente peligroso. Y también usar a otros animales de ejemplo, para ver si así aquellas personas a las que no gustan los perros, pueden verlo desde otro punto de vista.

Los perros que componen la lista de “potencialmente peligrosos” en la legislación española, no son los que protagonizan más ataques. Los perros más agresivos están bien localizados por la ciencia (ver el artículo y su bibliografía). E incluso entre los que protagonizan más ataques, hay otros perros, grandes o pequeños, que no aparecen en ninguna lista. Lo que el artículo trata de explicar es que la lista en si misma está hecha sin ningún criterio científico.

Si bien parece obvio que, EN CASO DE ATAQUE, a mayor tamaño, mayor riesgo, también hay que valorar otras cuestiones (todas mencionadas en el artículo, del que recomiendo nuevamente su lectura). Pero ahora quisiera poner otro ejemplo:

Killerwhales_jumping

Bajo la premisa de tamaño=índice de peligrosidad, podríamos decir que la Orca (Orcinus orca, conocida como “ballena asesina” aunque sea de la familia de los delfines), es más peligrosa que el tiburón (selachimorpha), porque en caso de que ataque a alguien, el daño será mayor que si nos ataca un tiburón (incluso el más grande). Pero sería erróneo, porque si nos apoyamos en los datos reales, además de que el tiburón más grande del mundo se alimenta de plancton y no ataca a los humanos (tiburón ballena), resulta que no se ha registrado nunca un ataque fatal de orcas en libertad a humanos (en cautividad a menudo se trastornan), y el único en el que se ha registrado un herido, fue un surfista al que presuntamente una orca mordió en una pierna en 1972, e inmediatamente lo soltó y se alejó rápidamente (aunque el testimonio de la propia víctima habla de un tiburón, y se ha registrado como ataque de orca porque el médico que atendió a la víctima dijo que el mordisco no le parecía de tiburón). E incluso entre los ataques registrados de tiburones, más de la mitad son causados por la interacción de humanos, y en 2016, sólo 4 fueron mortales, de 150 incidentes registrados. Así que hay que analizar todos los factores antes de hablar de potencial peligrosidad de toda una raza que convive con personas.

El tiburón más grande del mundo se alimenta de plancton, y nunca se ha registrado un ataque mortal de una orca en libertad a un ser humano.

Espero que con este ejemplo la cosa haya quedado algo más clara. Obviamente hay animales que no están hechos para convivir con las personas, animales que son extremadamente peligrosos, incluso si se crían entre nosotros, pero no es el caso de los perros, que han evolucionado para vivir entre seres humanos. Los casos hay que analizarlos individualmente, y además de educar desde la escuela, una licencia para poder tener cualquier animal en casa podría ser una solución a tener en cuenta, de eso también hemos hablado en “no es el peso, es la educación“, o “por la tenencia responsable de animales“, entre otros artículos del blog.

Cuéntanos tu opinión en los comentarios del blog, en la página de Facebook o en Twitter. Y sobre todo, no compres, ¡ADOPTA!

Fuente datos tiburones: http://www.flmnh.ufl.edu/fish/isaf/shark-attacks-maps-data/trends/world-highest-attacks

Artículo de Melisa Tuya: A los que tenéis perro, no huyáis de entrada cuando veáis un pitbull.

Testimonio de Hans Kretchmer: In the jaws of an orca

Foto: By Robert Pittman – NOAA (http://www.afsc.noaa.gov/Quarterly/amj2005/divrptsNMML3.htm]), Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1433661

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s