¿Debo dejar que mi perro se suba al sofá o la cama?

Por Jaime Alonso Borde *

Muchas veces cuando viene alguien a casa, y ve como dejamos a Argi subir al sofá con nosotros, nos mira con cara de extrañeza y nos pregunta, “ pero, ¿le dejáis subir al sofá?, ¿eso no es anti higiénico?”. Surgen las mismas dudas y preguntas cuando se trata de que el perro que comparte nuestra vida se sube a dormir a la cama con nosotros. Además, también suele ser objeto de consulta cuando hablamos de los roles de las personas y animales durante los procesos de educación y socialización de estos últimos.

Loba
Poner algún tejido en el sofá en el que permitimos que se suba el perro, también ayuda a mantener la limpieza. En la foto, la Loba tras un duro día de perros.

La respuesta siempre suele ser la misma: NO, no es más anti higiénico que cuando entras en casa con los zapatos de la calle y caminas por las alfombras, para después recostarte en el sofá con la misma ropa con la que has estado sentado en un banco del parque, un taburete de una cafetería, o la silla del ambulatorio u hospital de turno.

Trataré de explicarme sin que nadie se me tire al cuello. La misma suciedad que el perro por el mero hecho de ser perro y andar “descalzo” por la calle trae a nuestro sofá, es la que traemos nosotros en nuestro calzado y ropa. Salvando claro está, el que al convivir con nosotros, debemos mantener unas normas higiénicas básicas: como bañarle con cierta frecuencia, en especial cuando viene con barro o se ha manchado en exceso jugando en la calle; sanitarias como las desparasitaciones internas, externas y vacunas, y mínimas de convivencia como no comer del mismo plato, ni dejar que coja ciertos objetos. A fin de cuentas, no queremos encontrar pulgas y garrapatas en nuestra cama o sofá, ¿verdad?

¿A que a nadie se le ocurre llegar del monte lleno de barro, con la ropa sucia del trabajo, o de dar un paseo con la ropa mojada por la lluvia y sentarse en el sofá sin pasar antes por un cambio de ropa, lavado o simplemente secado? Pues con los perros debe ser algo parecido, ya que compartimos espacio y tiempo en casa.

BLAST
De nuevo, una sábana sobre el edredón, y nuestro perro podrá subir a dormir con nosotros, siempre que esté bien limpio y cepillado. En la imagen, Blast.

No nos damos cuenta, pero la misma suciedad que atribuimos a los perros, la introducimos nosotros también en casa. Si venimos sucios del trabajo, solemos ducharnos y cambiarnos de ropa para estar en casa. Pues bien, con nuestros perros debemos hacer lo mismo, si viene sucios de la calle o del parque por haber correteado con otros perros y ensuciarse de barro, debemos limpiarlos (secarlos y cepillarlos suele ser suficiente, en casos extremos hará falta un baño), para estar con nosotros en nuestra vivienda, y que puedan compartir sofá  y estancia con nosotros.

Siguiendo por el tema higiénico, de los tres animales que solemos convivir (perros, gatos y humanos), los que más bacterias albergan en su boca por orden de mayor a menor, son los gatos, los humanos y por último, los perros, según nos desvelan algunos estudios. Es por esto, que también es buena la presencia de estos animales de compañía junto con los niños y demás personas que habiten en el hogar, dado que ayudan  en el desarrollo del sistema inmunológico de los más pequeños de la casa, además de otros beneficios que ya tratamos en un artículo anterior (Los beneficios de tener perro).

Desde el punto de vista de educación, únicamente se me ocurre un “pero”, el perro solamente debería subir siempre y cuando nosotros le autoricemos o invitemos a ello. No por el mero hecho de dejarle una vez, significa que le permitamos hacerlo siempre. Y sobre todo, que tampoco se nos olvide que son perros y que aunque les queramos mucho, y para algunos sean más importantes que muchas personas, no debemos tratarlos como humanos, tanto por su bienestar como por el nuestro.

Imágenes:

Loba. Autora, Patricia Guimerá.

Blast. Autor, Juan Luis de Castellví.

*Jaime Alonso Borde es Experto Universitario en Aprendizaje animal y métodos de educación y adiestramiento orientado a perros detectores, de seguridad y rescate. También es instructor de guías caninos acreditado por la Dirección General de la Policía. Colaborador habitual del blog. CV de Jaime en LINKEDIN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s