¿Existe el macho alfa?

Por Juan Luis de Castellví

En 1966 se publicó “The Wolves of Isle Royal”, un libro que era la evolución de la tesis doctoral de L. David Mech. En dicho libro, hablaba por primera vez del “macho alfa”, el líder de la manada.

pack-of-wolves-1
Manada de lobos.

Seguramente has oído el término muchas veces, lo has leído, y sin duda César Millán lo ha hecho muy popular en su programa de televisión. Pero lamentablemente está basado en un serio error. Fue un estudio llevado a cabo en un grupo de lobos en cautividad. Y a nadie se le ocurrió pensar que los animales en cautividad se comportan de un modo muy diferente a como lo harían en la naturaleza. Y ese fue un gran error que todavía perdura hoy en día.

En la observación de dicho grupo, efectivamente se descubrió que había muchas peleas por territorialidad, y de ahí se acuñó el término. Convivían muchos machos en un espacio reducido, y en la naturaleza eso no ocurre. Había un macho, el más fuerte, que dominaba la situación. Pero varias décadas después a alguien se le ocurrió observar qué ocurría con los lobos que vivían libres. Y hubo una sorpresa. Vivían en familia, y no había jefes. No había peleas por territorios. Y no existían los “alfas”. El propio autor aceptó estas conclusiones y participó en investigaciones posteriores, pero la idea del macho alfa lamentablemente se ha trasladado al mundo del perro.

Por lo pronto debemos tener claro que los perros no son lobos. Indiscutiblemente descienden del lobo, pero son perros.

Pero ¿existe o no existe entonces? Los lobos viven en grupos familiares. Una pareja reproductora y sus crías. Cuando los hijos se van haciendo mayores, se separan del grupo para formar sus propias familias. Y así sucesivamente. A veces algún ejemplar joven se puede unir a un grupo ya formado, pero no intenta hacerse con el control, ni genera peleas. En cambio, los perros salvajes, cuando no viven en hogares humanos, forman manadas, generalmente no muy grandes, donde el “jefe” es el perro más sociable con los demás*. No generan parejas estables, no pelean por las hembras. Y como hemos visto, el “líder” no es necesariamente el más agresivo, todo lo contrario, es el más “simpático”.

3040459924_2127959fbd_b
Perros callejeros.

Por lo pronto debemos tener claro que los perros no son lobos. Indiscutiblemente descienden del lobo, pero son perros. Y algunos mantienen rasgos más parecidos, mientras que otros han perdido la mayoría, pero de todos modos son perros, y tienen pautas de comportamiento diferentes. De manera que, incluso si existieran los machos alfas entre los lobos, no necesariamente deberían existir entre los perros.

Los perros generalmente, en nuestra sociedad, viven en hogares humanos con una jerarquía humana. Y aunque no me gusta nada hacer comparaciones entre perros y humanos, voy a usar un ejemplo muy sencillo. No pensamos que los niños son malos, o agresivos, o un horror por naturaleza. Los niños son, en gran parte, lo que la educación que reciben hace de ellos. Pues con los perros pasa lo mismo. Si dejamos que el perro haga lo que quiera, que interrumpa y tome decisiones por nosotros (por ejemplo pedirnos comida cuando estamos sentados a la mesa, o que tengamos que dejar lo que estamos haciendo para jugar con ellos), tendremos un problema. Porque mientras que son cachorros no pasa nada, todo es muy gracioso. Pero si es una raza grande, y da igual un pastor alemán que un labrador retriever, cuando el perro quiera imponer su criterio y pese 40 kilos, ya no será tan divertido. Y ahí tendremos un problema serio, que hemos generado nosotros. Y que debemos corregir.

cute-dog-eating-watermelon

De todos modos, hay razas conocidas por su marcado carácter, que necesitan aprender desde cachorros que todo el mundo en casa “manda” más que ellos. En mi experiencia sí existe la dominancia, pero no con este sistema del “macho alfa” que muchos conocemos. Que el perro quiera estar cómodo en el sofá no implica que te esté dominando, si tiene una colchoneta en el suelo junto a la zona donde se sienta la familia, seguro que está más que feliz de poder descansar allí. Si te intenta morder cuando lo quieres quitar del sofá, sin duda sí que tienes un problema porque tu perro piensa que puede mandar más que tú. Y eso generalmente ocurre porque lo has dejado llegar a esa conclusión. Y si piensa que manda más que tú, seguramente piensa que manda más que cualquier otra persona en la casa, incluyendo a niños y visitas. Y es algo que no debes permitir. Por eso es tan importante darles una educación adecuada desde cachorros. Los perros tienen comportamientos que les vienen dados por su naturaleza, son posesivos con la comida, por ejemplo, pero si los acostumbras bien a que los miembros de la familia puedan tocarles mientras comen (hay formas muy sencillas de hacerlo), te evitarás graves disgustos cuando el perro crezca. Y como ese, hay muchos más ejemplos. Insisto por tanto en la importancia de elegir bien el tipo de perro que va a convivir con nosotros, así como darles una buena educación desde el momento que entran en casa.

Los perros se comportan como perros, si es bueno o malo, es un punto de vista humano. Educarlos para que puedan convivir en sociedad con nosotros es NUESTRA responsabilidad.

Recuerda que puedes comentar en el blog, o en la página de Facebook. Y sobre todo, no compres, ¡ADOPTA!

The Genius of Dogs. Brian Hare and Vanessa Woods.

Imágenes:

  1. Photo credit: Cloudtail via Foter.com / CC BY-NC-ND
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s