Breve análisis de la Ley de Protección Animal de Madrid.

Por Juan Luis de Castellví

Se ha aprobado una nueva norma de la Comunidad de Madrid, y aunque trata muchas más cosas, se ha hecho popular por la prohibición del uso de collares de pinchos, de ahorque y eléctricos en dicha región. Muchos sectores lo han aplaudido, mientras que otros piensan que es una ley sin sentido. ¿Es en realidad bueno o malo? En otro artículo, ya hablaba hace poco de que irnos a los extremos es malo, así que voy a intentar explicar este asunto de un modo accesible para cualquiera. Vaya por delante que no he usado nunca collares eléctricos (aunque conozco la teoría), pero no me erizo sólo con hablar del tema, como le pasa a demasiada gente últimamente.

untitled

Ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid.

Voy a comentar los puntos más llamativos, aunque siempre recomiendo la lectura completa de la norma, que está disponible AQUÍ.

Objeto de la Ley.

Por un lado es importante comprobar que para la redacción de la norma se han pedido informes al Consejo de Protección y Bienestar Animal de la Comunidad de Madrid* y se ha contado con la Secretaría General Técnica de la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio y la Abogacía General de la Comunidad de Madrid.

Esta Ley tiene como objeto regular el régimen de la protección, el bienestar y la tenencia responsable de los animales de compañía de la Comunidad de Madrid. Así como lograr el máximo nivel de protección y bienestar de los animales de compañía, cualesquiera que fueran sus circunstancias o lugar en que se hallen.

Como detalles importantes, promueve la tenencia y adopción responsables (no olvidemos que Madrid no permite la eutanasia de perros abandonados), la esterilización, las actividades formativas, divulgativas e informativas en materia de protección animal, el voluntariado, creación de áreas para el esparcimiento de los perros (parques de perros), acceso de los animales a establecimientos y transporte público (por ejemplo, ya pueden entrar en el metro de Madrid). Todos estos son puntos muy importantes. Como bien dice la Ley en su preámbulo, nos acerca al resto de Europa en materia de trato y protección de los animales.

Obligaciones de los propietarios:

La norma tiene una clara influencia de las escuelas “positivistas” de entrenamiento canino, lo cual a priori me parece estupendo. Pero el artículo 1.a) hace una matización que realmente lanza a Madrid directamente al Siglo XXI en cuanto a trato a los animales se refiere:  Tratar a los animales de acuerdo a su condición de seres sentientes, proporcionándoles atención, supervisión, control y cuidados suficientes; una alimentación y bebida sana, adecuada y conveniente para su normal desarrollo; unas buenas condiciones higiénico sanitarias; la posibilidad de realizar el ejercicio necesario; un espacio para vivir suficiente, higiénico y adecuado, acorde con sus necesidades etológicas y destino, con protección frente a las inclemencias meteorológicas, y que permita su control con una frecuencia al menos diaria; compañía en caso de animales gregarios, que en ningún caso podrán mantenerse aislados del hombre u otros animales; y en general, una atención y manejo acordes con las necesidades de cada uno de ellos.” Por fin se les reconoce como seres que pueden sentir, y no sólo como cosas, que es la definición legal que tienen en España. Esto abre una importante puerta en cuanto al bienestar animal, y es deseable que sea una pauta que sigan las demás Comunidades Autónomas y, por supuesto, España como país. Además, este artículo obliga a brindar cuidados al perro a diario, y a garantizar su bienestar físico y mental, impidiendo que se les abandone en terrazas, azoteas o jardines.

Trasladar de un modo adecuado a los animales en los vehículos (así que nos exponemos a dos tipos de denuncias por incumplir la normativa vigente).

Limpiar sus deyecciones. Aquí se ha perdido la oportunidad de obligar a llevar una botella de agua con desinfectante para limpiar los pises que no se hayan hecho en zonas verdes. Eso sí, no olvidemos que las cacas también hay que recogerlas aunque las hayan hecho en cesped. Los jardines no son cuartos de baño.

Esterilización y educación con métodos positivos.  Adoptar las medidas necesarias para evitar la reproducción incontrolada de los animales. Los perros y gatos que se mantengan en polígonos industriales, obras o similares y los que tengan acceso al exterior de las viviendas y puedan tener contacto no controlado con otros perros y gatos, deberán estar esterilizados obligatoriamente. Igualmente los perros de asistencia deberán estar esterilizados de acuerdo a su normativa específica.

(…) y educándolos con métodos no agresivos ni violentos (…).

Prohibiciones.

  • Cirugía estética.

Se prohibe. No se pueden cortar orejas o rabos porque le parezca más elegante al dueño del animal.

  • Abandono y maltrato animal.

También queda prohibido el abandono y el maltrato animal.

– Dar a los animales una educación agresiva o violenta o prepararlos para peleas.

  • Este párrafo es muy importante también, porque implica multas importantes para quien amedrente a las personas amenazando con “lanzar” a su perro contra ellas o sus animales: Implicar a los animales en peleas o agresiones de cualquier clase, incluyendo la organización de estas peleas; o incitarles, permitirles o no impedirles atacar a una persona o a otro animal de compañía.
  • Llevar animales atados a vehículos a motor en marcha. Otro punto muy importante, algo demasiado habitual en medianías y zonas rurales.
  •  Mantener animales en vehículos estacionados sin la ventilación y temperatura adecuada. mantener animales en vehículos de forma permanente. De nuevo un avance para poder sancionar a los dueños incívicos que ponen en peligro la vida de sus animales dejándolos en el coche.
  • Sacrificio. Queda prohibido por el mero hecho de estar en refugios. Madrid es una Comunidad “sacrificio cero”.

Y ahora pasamos a uno de los puntos que ha generado bastante polémica en los foros profesionales, que es la prohibición de los collares de pinchos, de ahoque  y eléctricos, pero con la coletilla “que resulten dañinos para los animales.” ¿Qué resulta dañino para los animales?

Uso de collares de pinchos, de ahorque y eléctricos.

Parece ser el artículo más polémico, así que le voy a dedicar una explicación más detallada.

Vayamos por partes, collares de pinchos y de ahorque creo que son conocidos por todos. La mayor polémica suele venir de los eléctricos. Da la impresión de que al mencionarlos, a la mente de mucha gente viene directamente una imagen de la silla eléctrica, con agónicas descargas que causan mucho sufrimiento. Pero no es así. Hace 15 o 20 años eran muy populares unos aparatos portátiles, que ahora sólo veo en las consultas de los fisioterapeutas, que se ponían sobre el músculo que cada cual quería trabajar (generalmente venían en cinturones para abdominales), y se supone que te ponían en forma haciendo que el músculo se contrajera con descargas cuya intensidad regulabas tú mismo. Los primeros niveles eran apenas un cosquilleo, mientras que los más altos causaban una contracción importante del músculo. Generalmente había que ir subiendo la intensidad poco a poco, ya que si usabas de primeras los niveles altos, sin duda era algo muy desagradable. Y si era inesperado, mucho más.

electrostimdescarga

Pues básicamente este es el mismo sistema. El collar del perro lleva un emisor de similares características. Normalmente primero da una señal acústica que permite al perro adelantarse a la descarga y obedecer para evitarla (conducta de evitación previa al estímulo aversivo), si hace caso omiso de la señal, es cuando viene la descarga, que ya se habrá regulado previamente en intensidad. Dependiendo de la sensibilidad del perro, y de su carácter, se usa más o menos potencia. Pero en general no es más que una pequeña molestia. ¿Es necesario? Pues depende. Entran en juego muchos factores. Leía hace poco sobre un golden retriever que era capaz de saltar el cercado eléctrico que había en su jardín para salir (el mismo sistema, pero la descarga viene al intentar pasar por un sitio donde hay unos sensores, es decir, es una valla invisible), pero se negaba a volver a hacerlo para entrar. Es decir, el estímulo aversivo o negativo que supone la descarga, no era lo suficientemente fuerte como para hacerle renunciar a la recompensa que le suponía la libertad de salir de casa, pero volver a casa no era lo suficientemente bueno como para hacerle recibir otra descarga. Eso mismo puede pasar dependiendo del estímulo que se le presente al perro, no es lo mismo si ha visto algo que ya conoce, o si quiere perseguir un gato o ir a saludar a un niño. Por eso, siempre es necesario que se use exclusivamente por profesionales que dominan su utilidad e idoneidad. No voy a profundizar más en cómo funciona este sistema, si es necesario, tenemos los comentarios más abajo.

Por tanto, hay casos en los que se debería permitir su uso, siempre por profesionales acreditados. Lo que le falta a la norma es la calificación de profesionales del adiestramiento.

De todos modos, por la redacción del artículo, sólo quedan prohibidos si hacen daño a los animales, de lo que se deprende que hacienda un uso correcto de los mismos, se pueden seguir utilizando. Este tema va a ser muy subjetivo, a buen seguro traerá bastante recursos ante las denuncias de los agentes de policía, ya que habrá que ver quién estima si hacen o no daño a los animales. Los peritos judiciales en adiestramiento canino van a tener bastante trabajo en la Comunidad de Madrid a cuenta del uso de collares de pinchos, ahorque y eléctricos.

 Venta de animales.

puppiesbcn
Foto OH noticias

A falta de que se publique la norma que determinará las condiciones que deben cumplir las tiendas para poder tener perros a la venta en sus instalaciones (seis meses a contar a partir de la publicación de la presente Ley), este apartado es un gran avance en la protección de los animales desde los criaderos. Recomiendo la lectura completa:

Artículo 18 Condiciones de la cría con fines comerciales y de la venta de animales

1. La cría con fines comerciales y la venta de animales se realizará necesariamente desde criaderos y centros de venta registrados y destinados para ello. Los centros de venta facilitarán la adopción de animales de compañía mediante la colaboración con los centros de acogida de animales abandonados, en los términos que reglamentariamente se determinen.

2. La venta de perros y gatos en los centros antes citados, se deberá realizar a través de catálogos y medios similares que no requieran la presencia física de los animales en la tienda.

No obstante, la Consejería competente podrá autorizar la presencia de perros y gatos en aquellos centros de venta que cumplan las condiciones de salubridad, espacio, etc.que se determinen reglamentariamente en el plazo de seis meses desde la aprobación de esta Ley. Dichos centros tendrán un plazo máximo de adaptación de 24 meses a dichas condiciones.

3. Los centros de venta podrán disponer para su venta de peces, reptiles, roedores, conejos, hurones y pájaros de jaula criados en cautividad, siempre que cumplan con los requisitos de espacio que se establecerán reglamentariamente. La Consejería competente revisará el listado de especies y los requisitos y condiciones para la venta de cada una de ellas en el plazo de dos años.

4. Queda prohibida la venta ambulante de animales.

5. Queda prohibida la venta de animales del Anexo de esta Ley.

6. Para la venta de animales a través de medios de comunicación, revistas de reclamo, publicaciones asimilables y demás sistemas de difusión, incluido internet, deberá incluirse necesariamente en el anuncio el número de registro del criadero o centro de venta en el Registro de Centros de Animales de Compañía, así como el número de identificación del animal en su caso.

7. El criadero o centro de venta entregará al comprador en formato papel o en formato electrónico toda la información necesaria sobre su origen, características, cuidados y manejo, así como sobre las infracciones y sanciones que conllevan el maltrato y abandono de los animales regulados en esta Ley.

8. Los animales se venderán sanos, desparasitados y con las vacunas obligatorias, entregándose al comprador un certificado oficial emitido por el veterinario responsable del establecimiento que acredite su buen estado sanitario, y en el caso de perros y gatos, la edad de los animales, tomando con referencia el desarrollo de su dentadura.

9. Los criadores deberán tomar medidas que aseguren la correcta socialización de los cachorros con anterioridad a su venta.

10. El criadero o centro de venta entregará el animal identificado por un veterinario, de acuerdo con lo señalado en esta norma, con la inscripción formalizada y efectiva del animal a nombre del comprador en el Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid.

11. La venta de animales solo podrá realizarse a personas mayores de edad que no estén incapacitados de acuerdo con la legislación vigente o mediante resolución judicial firme o a menores de dieciséis años, aunque no estén incapacitados, si tienen la autorización de quien tenga la patria potestad, custodia o tutela de los mismos según lo establecido en el Código Civil y, de conformidad, en su caso, con la sentencia de incapacitación.

12. Los cachorros de perros y gatos deberán tener una edad mínima de tres meses en el momento de la venta con el objeto de evitar problemas de salud o de comportamiento derivados de un traslado, alimentación, inmunización o socialización inadecuados. Reglamentariamente se podrá restringir la edad en la venta de las crías de otras especies. En casos de animales criados fuera del territorio nacional su venta no podrá realizarse antes de que los cachorros hayan cumplido los tres meses y quince días, siendo obligatorio que sean entregados con la vacuna de la rabia.

13. Los animales destinados a la venta no se podrán exhibir en escaparates o zonas expuestas a la vía pública.

Sanciones.

Las sanciones van desde los 300 hasta los 45.000 euros. Pudiendo ser mayores en determinados casos.

También hay medidas cautelares, que no cuentan como sanción, pero que conllevan que se le retire el animal a la persona temporalmente.

multa

Conclusiones.

Esta norma es extramadamente positiva, y armoniza con el espíritu y trato que se le da a los animales domésticos en buena parte de los países de la Unión Europea. La mayor parte de las críticas que he leído al respecto, carecen de fundamento, probablemente obedecen a una lectura superficial de la Ley. En general va a aumentar la protección de los animales durante toda su vida, desde que nacen hasta que mueren.

Se la ha criticado mucho como norma bien intencionada, pero que parece más inspirada por grupos de protección animal (yo mismo soy “animalista”), que por profesionales que trabajen en el mundo del perro. Pero en realidad ha sido informada por muchas personas con alta cualificación profesional en el mundo animal*. (ver la lista al final)

Los problemas que vamos a encontrar provienen de la ingente cantidad de regulación sin armonizar en España, lo que genera confusiones a la hora de viajar por el territorio nacional con nuestro perro. Así mismo, la carencia de un sistema de acreditación profesional que se lleve a cabo rigurosamente en toda España crea la imposibilidad de definir quién es un profesional cualificado, hace muy complejo decidir con quién se hacen excepciones en la normativa.

Aunque falta por saber los medios de los que dispondrá la Comunidad de Madrid para poder efectuar los controles necesarios para hacer cumplir la Ley, francamente creo que es el ejemplo a seguir por las demás administraciones públicas, y donde no llegue el Código Penal, podrá llegar esta norma.

Felicidades a la Comunidad de Madrid, y gracias a su Presidenta, Cristina Cifuentes, por su sensibilidad con el tema.

*Vocales del Consejo: – El Subdirector General de Recursos Agrarios, el Jefe de Área de Protección Animal y el Jefe de Sección Técnica I, en su condición de funcionarios de la Dirección General de Medio Ambiente.
– El Decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y un experto designado por el Director General de Medio Ambiente, como expertos especialistas domésticos.
– El Presidente de Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) y el Presidente de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA), como veterinarios de libre ejercicio de la profesión.
– El Presidente de Amnistía Animal Comunidad de Madrid.
– El Presidente de la Asociación Nacional Amigos de los Animales (ANAA).
– El Presidente de la Asociación para la Liberación y el Bienestar Animal (ALBA).
– El Presidente de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP).
– El Presidente de la Fundación de Ayuda a los Animales (FAA).
– El Presidente de la Federación de Asociaciones Protectoras de la Comunidad de Madrid (FAPA).
– El Capitán Jefe del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA).
– El Presidente de la Federación de Municipios de Madrid.
– El Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid.
– El Presidente de la Real Sociedad Canina de España.
– El Presidente de la Federación Canina de la Comunidad de Madrid.
– El Jefe del Departamento de Servicios Veterinarios del Ayuntamiento de Madrid.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s