¿Conviene jugar “a lo bruto” con tu perro?

Por Juan Luis de Castellví

Seguramente te han dicho muchas veces que no debes jugar a juegos de fuerza con tu perro. Que así se hace más agresivo, que le incitas a morder, y que además si gana, se hará más dominante y pensará que manda más que tú.

11218978_10206403304377951_5790733327421340476_n

O al menos esa es la idea dominante, que repiten como un mantra muchos adiestradores. Y de entrada parece lógico, coherente con la teoría del macho alfa y el líder de la manada. Pero ¿es cierto?

Pues parece que no. Se han hecho algunos estudios al respecto, y tras jugar con cuerdas a tirar con los perros, encontraron que los que perdían siempre, luego eran más obedientes. Pero es que también encontraron que los que ganaban siempre eran más obedientes también.

Pues parece que no. Se han hecho algunos estudios al respecto, y tras jugar con cuerdas a tirar con los perros, encontraron que los que perdían siempre luego eran más obedientes. Pero es que también encontraron que los que ganaban siempre eran más obedientes también.

¿Cómo se explica esto? Aunque puede ser prematuro, lo que parece indicar el estudio es que el perro lo que quiere es jugar con su dueño. Esto genera siempre un mejor vínculo entre ambos. Y eso le predispone luego a ser más participativo en las tareas que queramos hacer con él, sea entrenamiento o cualquier otra.

untitled

En estos experimentos se dejaba ganar a algunos siempre, a otro grupo se le hacía perder siempre, otros ganaban y perdían el mismo número de veces, y solo hubo una cosa destacable, a tener en cuenta por los entrenadores. Los perros que perdían siempre, luego eran más reticentes a seguir jugando. Parece que, como las personas, a ellos tampoco les gusta perder en cada ocasión.

Con estos juegos se puede ayudar al perro a inhibir la mordida, puesto que si accidentalmente nos toca con los dientes, podemos simular que nos ha hecho daño y aprenderá a no hacerlo. Sólo hay que tener cuidado en según qué individuos, para evitar que se exciten demasiado. Si vemos que el perro está perdiendo el control, terminaremos con ese juego, y haremos alguna actividad que le calme. De este modo también aprenderá a ponerse límites a la hora de jugar con personas.

Espero que te haya resultado útil, recuerda que puedes comentar en el blog, o en la página de Facebook. Y sobre todo, no compres, ¡ADOPTA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s