Protege a tu perro de los fuegos artificiales

Por Juan Luis de Castellví

Cualquier fiesta es una excusa para la pirotecnia. Pero especialmente “ruidosas” son las navideñas, en las que se usan los petardos y los fuegos artificiales. Y si bien son muy bonitos, son una pesadilla para la mayoría de los animales, incluyendo a nuestros perros. Cierto es que a algunos les da igual, y seguirán durmiendo tranquilamente, “Loba”, el pastor alemán de mis padres, ni se inmuta aunque explote una bomba a su lado, pero hablaremos de los perros que sí tienen problemas.

dog-fireworks

¿Qué podemos hacer al respecto? Pues por lo pronto reducir el uso de artefactos pirotécnicos sería algo positivo, puesto que también asustan a muchos niños, ancianos y personas de cualquier edad o condición. Pero como esto parece algo difícil, habrá que concentrarnos en las medidas concretas que podemos tomar con nuestros perros.

Somos seres humanos y tenemos tendencias humanas, lo contrario sería raro. ¿Qué hacemos cuando queremos consolar a un niño que tiene miedo? Pues lo abrazamos, le hacemos caricias en la cabeza o la espalda, y le susurramos con voz tierna que todo va a ir bien. Y esto es algo que la mayoría de la gente repite con su perro si tiene miedo. Lamento decirte que es todo lo contrario de lo que debemos hacer. Cuando le damos una respuesta positiva a un perro ante cualquier comportamiento, se lo estamos reforzando. Es decir, si el perro adopta una actitud de miedo ante los petardos y nosotros le acariciamos y le hablamos con la voz de “premio”, el perro asume que eso está bien y repetirá la conducta.

Ejemplo: Empiezan a sonar los petardos y el perro empieza a temblar y viene corriendo a nosotros. Dejamos lo que estábamos haciendo y empezamos a consolarlo, acariciándolo y hablando con él. Lo más normal es que cada vez que haya petardos, el perro repita la conducta, incluso empeorando su miedo.

¿Qué opciones tenemos? Si sabemos cuándo van a ser los fuegos (Noche de San Juan, fiestas del barrio/pueblo/ciudad, Nochebuena, Navidad, etc.).

PI3760-hr

ANTES:

Haberle dado paseos más largos de lo habitual para que llegue cansado al momento de los fuegos.

También debemos adaptar el horario de los paseos cuando sabemos que va a haber fuegos artificiales. En muchas ciudades todos saben a qué hora van a empezar los fuegos, saca al perro un rato antes, porque si estás en la calle en ese momento, corres el riesgo de que se asuste y huya. No será el primer perro que, presa del pánico, logra romper su correa o tira al dueño al suelo y sale corriendo. De todos modos, además del chip obligatorio, siempre es recomendable que lleve una chapa con su nombre y un teléfono de contacto, por si se pierde.

Prepararle un refugio:

¿Tienes alguna habitación que esté más aislada? ¿Un dormitorio interior, un cuarto de baño sin ventanas? Quizás sea el sitio ideal para prepararle su pequeño refugio para estos casos. Con sus juguetes, un poco de agua y un sitio donde acostarse. Incluso si hay una pequeña mesa, seguramente preferirá meterse debajo. Otras cosas que ayudan son tener las ventanas cerradas, las cortinas echadas o las persianas bajadas, y poner la television o la radio (mejor música), para “camuflar” un poco el ruido.

DURANTE:

¿Qué debemos hacer? Ignorarle. No dejar de hacer lo que estábamos haciendo. Dejar que se ponga a nuestro lado si quiere, pero sin más. A menudo los perros tienen “su rincón”, ya sea una zona que le hemos habilitado con un transportín o su cama, ya sea un rincón bajo una mesa o detrás de un sofa que se ha buscado él solo. Podemos dejar que vaya allí sin problema, así se sentirá más refugiado y saldrá cuando todo pase.

DESPUÉS:

Cuando todo haya acabado, si se ha portado bien, podemos darle un premio y, si está calmado, darle un paseo para que se relaje, jugando con él.

Perros y fuegos artificiales
Infografía cortesía de María Ángeles Miranda.

Por supuesto, esto es para casos “normales”. Para esos perros que sufren verdaderos ataques de pánico, es conveniente hablar con el veterinario y con un buen adiestrador/etólogo que estudie nuestro caso. El veterinario podrá pautar medicación que ayude, y el especialista en comportamiento podrá someter al perro a un tratamiento de habituación adecuado, ya que si pretendemos acostumbrarlo nosotros sin saber bien cómo hacerlo, podemos empeorar el problema.

En estos casos graves, debemos tener cuidado y no dejarlo solo. Así mismo, no dejarlo en un sitio en el que se pueda hacer daño. Cuando sufren ataques de pánico, pueden ahorcarse con su propia correa, lanzarse desde un balcón, meter la cabeza en un hueco pequeño y ahogarse, o debajo de un sofá. Por lo que conviene tenerlo preparado y que sea seguro. Además no dejarle la correa puesta, y a ser posible, acompañarle en todo momento. Pero como ya digo, en casos tan graves como estos, debemos contar con la ayuda de especialistas que nos ayuden a minimizar el sufrimiento del perro. Habrá quien piense que esto es una exageración, pero realmente es algo muy duro para el animal, y para su familia humana también.

Hay lugares que se han adaptado a estas circunstancias, es famosa la ciudad de Collecchio , en la provincial italiana de Parma, que desde 2015 ha regulado la prohibición de los fuegos artificiales tradicionales, de modo que hay una compañía italiana (Setti Fireworks) que produce “fuegos sin explosiones”, creando un espectáculo de luz y música.

vendaje

Por otro lado, se ha popularizado un gráfico que invita a “vendar” a nuestros perros, diciendo que eso les calmará ante estresores como, por ejemplo, los fuegos artificiales o las tormentas, es el conocido como “Método Tellington TTouch“, popularizado por Linda Tellington-Jones. Cuando lo vi por primera vez, decidí entender por qué debería funcionar aquello, buscar la explicación científica. Así que me leí el libro de la autora y no hay ninguna explicación del efecto. Simplemente cuenta que un día tocó una parte de un caballo y le pareció que funcionaba, así que después probó con perros también. La propia autora no aporta nada más que su opinión para refrendar este método. Posteriormente he leído a Temple Grandin, reputada etóloga y zoóloga, que explica por qué sí funciona, y ha comprobado la utilidad del uso de sistemas de presión para calmar a animales, al menos en perros y gatos. Eso sí, conviene contactar con quien sepa hacerlo, para evitar accidentes en caso de que no se haga bien, el animal se asuste igualmente y se produzca un accidente. Lo importante de este inciso en el artículo, es que NO creas sistemáticamente todo lo que la gente comparte en facebook con una foto, que busques algo más de información para asegurarte de si es real o no, positivo o negativo.

Bueno, espero que estos consejos te hayan resultado de utilidad, y que ayuden a que tu perro no lo pase tan mal cuando haya fuegos artificiales. Si tienes dudas sobre el tema, o quieres proponer algún tema para próximos artículos, deja tu consulta u opinión en los comentarios, en el blog o en el grupo de Facebook.

Y recuerda, ¡No compres, ADOPTA!.

Imágenes:

Foto fuegos artificiales: www.all-free-photos.com.

Demás fotos, licencia Creative Commons.

Infografía: @Logieduca 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s