Sin hogar, pero con corazón.

Por Juan Luis de Castellví

Es habitual ver en nuestras ciudades a personas que, carentes de otros recursos, viven en la calle. Y también es habitual ver a estas personas con una única compañía: Un perro.

Imagen

http://themetapicture.com/just-a-man-and-his-dog/

Hay casos patológicos de personas que viven con muchos animales, normalmente descuidados, pero hoy quiero referirme sólo a aquellas personas que vemos convivir en la calle con un perro. Como compañero fiel. Como confesor. Como sustento anímico.

¿Cuántos de nosotros nos paramos a hablar con un indigente/mendigo/sin techo o como quieran llamarlo? ¿Cuántos no miran hacia otro lado o hacen como que no lo ven? ¿No es lógico, pues, que una persona invisible para el resto de personas termine generando un fuerte vínculo con su perro?

Cualquier que viva en una casa y tenga perro, entenderé perfectamente el nivel de comunicación que se puede llegar a crear entre un perro y su amo, ahora imaginen que van a pasar las 24 horas del día junto al animal, que van a ir a todos sitios con él, que van a dormir juntos dándose calor, que van a compartir la comida que logren adquirir cada día ¿No es una simbiosis pura?

En España se han disparado las cifras de personas que se han quedado sin hogar. Según parece, también han aumentado dramáticamente las de suicidios, así como las de rupturas sentimentales. He estado buscando cifras sobre el fenómeno de los “sin hogar”, pero es complejo y las que hay son poco fiables, pero aumenta incluso la juventud de las personas que viven en la calle. Con esto quiero destacar, que en un momento dado el perro de quien vive en la calle no es sólo una fuente de calor o un aviso contra agresores por la noche (recuerden la mujer asesinada, quemada viva, en un cajero de Barcelona, o cualquiera de las muchas agresiones que sufren, en su mayoría no denunciadas), sino que en un momento dado, y a causa de su “invisibilidad”, es su único vínculo afectivo. Un asidero al que sujetarse para mantenerse vivo.

Imagen

Pues estas personas a menudo pueden ir a un albergue o a algún centro social, para pernoctar, o al menos para poder asearse y obtener una comida caliente. Pero estos centros, hasta donde yo sé, no están preparados para dar cobijo a ningún animal. De hecho lo habitual es que se les prohíba la entrada. En un país que prohíbe la entrada a los perros por norma general en cualquier sitio, supongo que esto se ve como normal, pero ¿alguien se ha parado a pensar lo que significa esto para una personas en estas circunstancias? ¿De verdad creen que una persona que vive a diario lo que tiene que vivir junto a su perro lo va a dejar para dormir bajo techo? Lo más probable es que rechace la ayuda. Puede que tenga un problema mental, o puede que no, pero esa persona preferirá estar con su perro antes que dejarlo para poder ducharse/comer/dormir.

Por lo tanto, habría que plantearse medidas al respecto. En primer lugar conocer el volumen de incidencia de estos casos, por supuesto, que según me dicen amigos que trabajan en Servicios Sociales, están aumentando. Y a continuación tomar alguna determinación en aras de no poner más trabas en la vida de estas personas. Se puede habilitar alguna sala para los animales, o se puede llegar a un acuerdo con diversas protectoras o albergues de animales, públicas o privadas, para que se hagan cargo de esos perros durante el tiempo que el usuario esté siendo atendido, de hecho esto último sería ideal si además se aprovechara para esterilizar al perro, e incluso desparasitarlo. Supongo que la mayoría sólo verá el gasto que esto supone, pero es una inversión en salud pública y salud mental.Estaremos ayudando a esas personas a salvar su vida, y además evitando que siga aumentando el número de perros callejeros.

Imagen

Este artículo lo escribí y publiqué originalmente en mi blog Emergencias112, en octubre de 2012.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. El 31 de enero de 2015, el Ayuntamiento de Zaragoza aprobaba una moción que permitirá el acceso de las personas con animales a los albergues municipales. Ésta iniciativa incluye una serie de medidas de alimentación y vacunación en colaboración con asociaciones y voluntarios:
    •El ayuntamiento financia el registro oblogatorio de estos perros en el Registros de Animales de Compañía.
    •Subvención y administración de las vacunas necesarias así como otras medidas sanitarias obligatorias.
    •Garantizar al menos una comida diaria para estos animales.

    Leído en esta petición de firmas para que se admitan los animales en los albergues: https://www.change.org/p/ayuntamientos-de-todas-las-comunidades-aut%C3%B3nomas-de-espa%C3%B1a-permitan-la-entrada-con-animales-a-los-albergues-municipales?recruiter=18016959&utm_source=share_petition&utm_medium=facebook&utm_campaign=autopublish&utm_term=mob-xs-no_src-no_msg

    Me gusta

  2. Conchi dice:

    Felicitar por esta decisión de aceptar los animales de las personas que no tienen hogar para entrar en un albergue
    Desearía que se hiciese realidad en toda españa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s