Ansiedad por separación, o “cómo redecorar tu piso”.

Por Juan Luis de Castellví

La ansiedad por separación es un problema que se presenta cuando nuestro perro no se habitúa a estar solo. No tiene por qué aparecer en todos los perros, pero si acostumbramos al nuestro desde cachorro, seguro que lo evitamos.

dog-183288_960_720

Esto genera un estrés importante para el animal, pero también puede ser una grave causa de conflicto con nuestro vecinos por tener a un perro llorando y ladrando durante todo nuestro horario laboral. Los que no se quejan son los dueños de las tiendas de muebles, ya que normalmente aumentan las ventas cuando nuestros perros, angustiados, destrozan lo que encuentran a mano (o a boca).

Según el veterinario británico Bruce Fogle, los machos tienen más predisposición que las hembras a tener este problema. Y además, hay varios estudios que indican que los perros que están bien socializados y tienen muchos estímulos, rara vez sufren ansiedad. Mientras que aquellos que los dueños tienen todo el día pegados a ellos mismos, sí la padecen. Los mismos estudios hablan de un 50% de perros que la sufren en un momento u otro, así que es mejor estar preparados para ello.

Visto el problema, ¿Qué podemos hacer? Antes de nada tener claro que cada caso es un mundo, y esto sólo son orientaciones genéricas. Hará falta paciencia y constancia, pero tiene solución, y en realidad no es tan difícil.

¿Es importante la edad? No. A cualquier edad se puede educar a un perro, pero cuanto más tiempo pasa llevando a cabo una conducta, más nos costará que “olvide” lo que venía haciendo y aprenda lo que queremos que haga ahora. Los perros no hacen cosas “mal” o “bien”, ese es un filtro por el que juzgamos nosotros. Por ejemplo, los perros hacen caca. Que dentro de casa sea “malo” y fuera “bueno”, es una regla de los humanos. Lo mismo se aplica a todo. Si les enseñamos lo que queremos, reduciremos los problemas de convivencia al mínimo imprescindible.

¿Es importante la raza? Bueno, algunas razas parecen tener más predisposición a este problema que otras, pero se aplica lo mismo que arriba. Y otras son más testarudas y cuesta un poco más enseñarles, pero siempre se consigue.

Si hemos descartado problemas fisiológicos con el veterinario, toca tener paciencia y dedicar varios días a ello. No estaría de más que antes de cada sesión le hayamos dado un buen paseo que consuma parte de sus energías, para que esté más relajado y sea más fácil. Y disponer de tiempo. Si tenemos que irnos a trabajar, estaremos estresados y no podremos quedarnos el tiempo preciso para acabar el ejercicio.

dogs-504305_960_720

Si ya habéis tenido problemas con los vecinos por los llantos del perro, antes de empezar conviene que se lo expliquéis a los afectados, porque van a escuchar llorar a vuestro perro algunas veces mientras dure el proceso. Aquí yo usaría “la táctica del bizcocho”, ir a hablar con ellos llevando la merienda, que siempre ayuda a suavizar las cosas. Y ya podemos empezar.
Si tenéis alguna habitación que sea “la suya” y donde podáis encerrarlo un rato, es el punto para comenzar. Primero despejad el cuarto de cosas que os pueda romper. Estando en la casa, tenéis que dejarlo allí. Probablemente empezará a llorar, pero no podéis abrir hasta que no se calle. Si abres cuando llora, le estás premiando ese comportamiento.
Cuando lo deje de llorar es cuando podéis abrir y montarle una fiesta “buen perro/buena perra” y le dais su premio.
dogs-1190015_960_720
Y cada vez alargáis un poco más el periodo. Si llora, no se abre. No podéis ablandaros. O aprenderá que eso sirve para que abras y seguirá llorando. Un perro normal, aprende rápido qué el mejor método para poder estar con vosotros pasa por no llorar/ladrar/comerse los objetos.
Poco a poco, en días o semanas, dependiendo de la gravedad del problema, aumentarás los periodos.
Luego lo harás y saldrás de casa y te alejarás un poco. Y volverás a los 5 o 10 minutos, pero sin abrirle o hacerle ningún caso hasta que no deje de llorar. Y así que es como funciona en resumen.
Poco a poco, si es un perro normal, entenderá que llorar no sirve de nada y que cuando se le abre todo es estupendo, pero que es sólo cuando no llora
No hay soluciones mágicas. Hace falta paciencia, y que todos los miembros de la familia hagan lo mismo.
Por otra parte, antes de salir de casa, hay que acostumbrarse a ignorar al perro. No mirarlo, no hablarle. Hacer como que no está allí. Cambiar la rutina habitual, coger las llaves y hacerlas sonar como cuando nos vamos, pero luego sentarnos a ver la tele un rato. De modo que no pueda asociar determinados gestos al hecho de que nos vamos y lo dejamos solo. Explicarle al perro que nos vamos, sólo lo incita. No sabe lo que le decimos, pero le estamos prestando mucha atención, y eso normalmente lo “activa”. Con lo cual, al dejarlo solo, buscará alguna actividad para entretenerse.
Además hay otras opciones para ayudarle, como los juguetes “Kong“, en los que se mete comida y son durísimos, para que esté entretenido masticando eso mientras está solo. Esconderle premios por toda la casa. También hay quien deja la radio o la tele encendidas, para que se sienta algo más acompañado, aunque no tengo muy claro si funciona o no.
yellow-labrador-retriever-750760_960_720
Todo esto es para perros que están solos el tiempo mínimo indispensable, si trabajas 12 horas y tardas una en ir y otra en volver, es normal que cualquier ser vivo se estrese tras más de 14 horas “abandonado”. Si ese es el caso deberíais pensar en soluciones alternativas, como alguien que pasee al perro mientras estáis trabajando, o dejarlo con familiares en esas horas, por ejemplo.
Espero que hayáis encontrado alguna solución si era vuestro problema, podéis dejar vuestros comentarios, dudas o propuestas para nuevos artículos más abajo, ¡y no olvidéis compartirlo en vuestras redes sociales! Gracias por leerlo.
Y sobre todo ¡ADOPTA!
Imágenes de este artículo: PIXABAY bajo licencia Creative Commons. Sin necesidad de atribución.
Anuncios

19 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fran dice:

    La ansiedad por separación es un problema frecuente y que cuesta erradicar. La clave está en la paciencia y el sentido común. Paciencia porque no es algo que se solucione en un par de días, ni con una pastilla. Yo no considero adecuado medicar a un perro por ansiedad. Lo demás, consiste en seguir armado de paciencia y usar el sentido común para no premiar aquellas conductas que queremos erradicar. Por mi experiencia propia diré que es bueno que haya otros perros y que al principio el mayor tiempo de relación sea con ellos y no con nosotros. Ellos siempre estarán en casa y nosotros no. Muy importante no darle exceso de mimos, cariñoso atenciones en las primeras semanas.
    Premiar la buena conducta y no hacer caso de sus demandas. Se le acaricia cuando nosotros consideramos, no cuando ellos lo piden. Ser más metódicos y comedidos en los afectos en esa primera fase, lo hará menos dependiente de nosotros y por tanto menos infeliz cuando no estemos. Pasadas esas primeras semanas podremos ir incrementando las sesiones de mimos. Los animales son listos, nosotros debemos ser lo suficientemente inteligentes para hacernos entender. Importante que todos en una casa hagan lo mismo, sino volvemos loco al peludo. Paseos, ejercicio, un surtido de juguetes indestructibles y rellenables es imprescindible y un cerdito/hucha o un vale de Ikea,porque algo habrá que redecorar

    Me gusta

    1. Totalmente de acuerdo. Supongo que la gente te pregunta por pastillas para este problema, porque yo no las he mencionado. Del mismo modo que me parece aberrante los que usan collares anti ladridos. Paciencia es la herramienta fundamental en el adiestramiento y la modificación de la conducta. Gracias por comentar.

      Me gusta

  2. La verdad es que son lo que queramos que sean, y son una bendición. Es la experiencia que recuerdo de niña, y la que estoy recuperando a través de una fría malla. No puedo evitar esta mezcla de sensaciones y sentimientos, entre alegría y tristeza. Tan feliz la veo y otras tan ansiosa, por querer cruzar. Ella pasa muchas horas sola, todo el día, está habituada, pero pide compañía, nos trae todas las pelotas que tiene, corretea, cómo si se las lanzásemos…no sabe qué hacer, se siente feliz cuando le damos juego, pero imagina, juego a través de una malla con caña. Le doy alguna galleta (el otro día compré un paquetito) cuando me obedece, se sienta, se tumba, me da las patas por debajo, constantemente se deja acariciar, se pone patas arriba… jadea, suspira… con los ojos cerrados, feliz… y luego de repente se desespera… muerde la malla… y le digo “NO” porque no quiero que se dañe la boca, y se pega a la pared, y pide caricias sumisa. Es nuestra relación. No hay más.
    Nos ofrecimos a cuidarla, pasearla, etc… pero cuando se van la dejan en casa de un familiar. Y entre semana. Nada. En fin… sé que adoptaremos en mes y medio, cuando volvamos, pero en el fondo no estaremos del todo bien viendo a esta preciosa labradora tan necesitada de cariño (y paseos porque no sale). Gracias por escuchar 🙂 y enhorabuena por el artículo, quiero aprender todo lo que pueda para cuando volvamos a tener un perro en casa.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, cada cual hace lo que puede. Siempre os queda contactar con alguna asociación para que vean si pueden tomar cartas en el asunto. Y a disfrutar y cuidar del nuevo miembro de la familia. Como siempre, gracias por comentar.

      Me gusta

      1. ah… y gracias por el “guiño” 🙂
        ¡Me encantó!

        Me gusta

  3. Maria dice:

    Hola he estado leyendo el post y vuestros comentarios y creo que mi pequeña peluda tiene ansiedad… Con un mes de vida llegó a nuestra casa y desde entonces no se separa de mi pareja… Estaba en paro y estaba siempre con ella… Se que no hemos hecho bien dejando que se apegue tanto a el pero bueno…
    Vivimos separados y el finde cuando bajo a su casa nuestra peludita se emociona demasiado… Se despierta llorando y golpeando con las patas la puerta de la terraza ( que es de cristal y al casero no le hará demasiada gracia si se rompe…) se levanta demasiado temprano ( a las 5 de la mañana quiere que la saquemos de la terraza) y mi pareja despues de mandarla a callar y que no haga caso acaba por salir y sacarla… PIenso que se ha malacostumbrado a estar siempre con nosotros y demanda atención…
    Durante el dia siempre esta con nosotros en el sofá, o jugamoscon ella a la pelota, con sus juguetes… La sacamos a pasear al parque, la playa… se lleva sus dos grandes paseos diarios… La verdad que no se como hacer para que deje de levantarnos tan temprano que las 5 de la mañana no es horario de fin de semana jajaja Entre semana se levanta a las 7 pero las 5 ya no es hora decente para nadie…
    Ademas ultimamente la noto como un poco triste… se echa en un sillon apartada de nosotros, o se mete debajo del sofá y rasca el suelo, a veces no quiere los premios que le damos, ha perdido el apetito a pesar de que le hemos cambiado el pienso mas de una vez… No se si esto tendrá que ver con la misma ansiedad…
    Si pudierais ayudarme dandonos algunos consejos con los que deje de repetir ese comportamiento, os estaria muy agradecida… Un saludo

    Me gusta

    1. Hola María, gracias por tu confianza y por leer los artículos del blog. Por los últimos problemas, primero me veo en la obligación de recomendarte que los hables con el veterinario, por si pudiera tratarse de un problema de salud del perro, ya que ellos son los profesionales adecuados para confirmarlo o descartarlo, y para ofrecerte esa solución. Sobre el tema de los madrugones, y sin más información, pues podría ser que sí, que la hayáis acostumbrado a que así se sale con la suya y lo seguirá haciendo mientras le siga dando resultado.
      Una pregunta ¿por qué duerme en la terraza? Además, tenéis un peligro mucho mayor que el enfado del casero, y es que las heridas que se haga si rompe el cristal sean graves. Creo que si no hay algún otro problema que no puedo saber sin ver la perra, y cuando el veterinario os indique que no es algo físico, con los consejos que ya expliqué debería funcionar. Si no es así, os recomiendo que busquéis un especialista en vuestra zona. Normalmente en la consulta del vete, o en el colegio de veterinarios os podrán recomendar a alguien bueno.
      Suerte, y ya nos contaréis qué tal va todo.
      Saludos y gracias por comentar.

      Me gusta

      1. Maria dice:

        Lo del apetito se ha solucionado… le hemos comprado un pienso nuevo y está comiendo genial, creo que le hacia falta cambiar un poco las rutinas, la estamos paseando por sitios diferentes y cansandola un poco más, la playa le encanta jijiji….
        Lo de la terraza me expliqué mal… no es una terraza es el balcón de un apartamento pequeño con una sola habitación y el balcón es su habitación… Duerme ahi porque si la dejamos suelta acaba en nuestra cama seguro jajaja Asi que cerramos la puerta del balcón y duerme ahi… Se va tranquila a dormir a su camita, pero como que cuando se despierta se acuerda de que estoy alli y se pone a llorar para que la saquemos… Tiene sus juguetes preferidos pero si se despierta ni les hace caso, ni los peluches ni el kong, ni su hueso… Prefiere despertarnos a las 5 jajajaja
        Será cuestión de probar a no hacerle caso hasta que esté tranquila a ver si asi funciona… Gracias y ya os iré contando como va la peluda 🙂

        Me gusta

      2. Si no tenéis problemas con los vecinos por los lloros, es lo que toca, aguantar unos días hasta que se le pase. Ni caso, no la miréis ni os frustéis. Es más fácil de decir que de hacer, pero es lo que toca. La pregunta del balcón era porque hay mucha gente que les pone la cama junto a la suya, y no pasa nada. Pero antes no estaría de más acostumbrarla a que ella no marca las pautas de la casa. Ve contando la evolución del caso ;-).
        Por cierto, cuando quieras cambiarle el pienso, ve añadiendo el Nuevo al Viejo, cada vez en mayor proporción hasta que solo coma del Nuevo, es más fácil hacer el cambio así.
        Gracias y saludos.

        Me gusta

  4. assumpcio pladelasala dice:

    Hola. Estoy poniendo en practica desde hace un año y medio (el tiempo que hace que lo adopte) todos los métodos habidos y por haber, pero de momento con un resultado minimo. Adopte a mi perro con dos años, es un setter con mucha energía pero tengo tiempo y le doy paseos de dos o tres horas diarias, suelto por las montaña. Ademas convive con una perrita de 8 años con la que se lleva bien. Pero en cuanto salgo por mas de 5/10 minutos se que encontraré su pis por varios lugares de la habitación. Ignoro, limpio cuando no esta en la hab. etccc pero ahi estamos anclados. Teneis alguna solución? Porque por lo demás es un chico excelente, simpático, obediente y genial.

    Me gusta

    1. En principio, sin más datos, lo que he comentado en el artículo. Sin ver al perro y conocer a la familia, no es fácil trabajar cada caso. Te aconsejo que busques un buen profesional en tu zona, seguro que tu veterinario puede recomendarte a alguien, para encontrar una solución.
      Saludos y suerte.

      Me gusta

  5. Desesperada perruna dice:

    Desde hace casi 5 meses nuestra perra sufre este problema. Llegó a casa con 1 mes y medio y desde el principio ha destrozado cosas en casa y siempre cuando no estamos en casa. Tengo q decir q vivimos tambien con otra perrita. Se ha comido marcos de puertas, pared, muebles… lo intentamos todo. Liquidos con comprados con olor desagradable, liquidos a base de pimienta y tabasco, kong, reñirla, indiferencia, dejarlas solas en casa gradualmente… es desesperante no saber lo q t vas a encontrar al llegar casa o sí; todo destrozado. Ahora està tomando flores de Bach desde hace como un mes y lleva 4 días q no ha mordido nada. Mañana es lunes y no lo queremos pero nos echamos un poco a temblar…
    Se que es políticamente incorrecto pero hemos estado a punto de darla al menos 3 veces en este tiempo y de hecho ahora mismo està a prueba desde hace medio mes esperando a ver q pasa. Pero lo q tenemos claro es q viviendo de alquiler ES IMPOSIBLE que trabajes para reparar lo que tu cachorro destroza.
    La esperanza es lo último q se pierde, no? 😉

    Me gusta

    1. Bueno, efectivamente es desesperante, pero con paciencia todo se logra. Del mismo modo que a menudo cuando le quitamos los pañales a los niños, tenemos “accidentes” durante una temporada; cuando un nuevo perro se está adaptando a nosotros, también ocurre. Sin saber antecedentes del animal, si viene de un albergue y otras cosas, difícil comentar nada más. Pero yo os invito a probar con lo que explico en el artículo. Obviamente si los muebles no son nuestros duele más, pero ya que la habéis adoptado, merece la pena intentarlo hasta el final. Suerte y ya nos contareis.

      Me gusta

      1. Desesperada Perruna dice:

        Hola! Gracias x tu respuesta. La cachorra vino directamente de la camada con mes y medio. La madre tuvo 12 cachorros y los rechazó dwspués del primer mes. Es mezcla de pastor alemàn con carea.
        Paciencia creo q tenemos y por nuestra parte seguiremos teniéndola.
        Saludos!!

        Me gusta

  6. beletasan dice:

    Hola buenas tardes, yo tengo un gran problema, adopté una perra de la perrera, ya tenia otro, ya he desistido de todo, me doy por vencida con ella. He probado cuatro adiestradores, pautas, juguetes, agotamiento, medicamentos, collar de feromonas y no se cuantas cosas mas. A sido imposible, la vamos dejando sola pero no mas de hora y media, y en ese tiempo llora y llora, su tamaño es mediano grande y tiene ahora dos años. Lo q no llego a entender y nadie a sabido contestarme es q llora incluso cuando estamos nosotros o paseamos. He tenido seis perros y nunca me habia encontrado con un caso igual, y eso q se uieda con el otro. Alguna idea?? Mucas gracias

    Me gusta

    1. Difícil lo presentas, le he planteado el caso a los compañeros de mi promoción de experto en adiestramiento, y a ver si entre todos pergeñamos algo. Paciencia y gracias por participar en el blog.

      Me gusta

      1. beletasan dice:

        Muxas gracias por tu respuesta. me sabe mas mal x lo mal q lo pasa ella. Seguiremos intentandolo de todas formas.
        Un saludo y gracias

        Me gusta

      2. Bueno, primero dejo claro que el blog no trata de dar soluciones a casos concretos, porque para eso hay que valorar al perro, a la familia y siempre es mejor que lo haga un profesional “in situ”. Pero dar pautas generales ayuda, o incluso es suficiente, en la mayor parte de los casos. Desde aquí no podemos atener las excepciones por motivos obvios.
        Dicho esto, entre los compañeros de promoción, se han comentado varias cosas:
        Partiendo de la base de que el veterinario haya descartado algún problema físico, una primera opción que me aportan es probar a dejarlo unos días con otra persona que entienda de perros, algún adiestrador. Para descartar que el problema viene del perro y no de la familia. Por otra parte tampoco sabemos con qué profesionales habéis tratado y si habéis seguido todos los consejos a pies juntillas.
        ¿También lo hacía antes de vivir con vosotros o no lo sabéis? Otro compañero apunta a que pueda ser un embarazo psicológico, pero nos parece descartable por otros motivos. Aunque igual lo tenía con algo que se quedó en la perrera y por eso no deja de llorar, aunque tras tanto tiempo no parece que se trate de eso. Ya te digo que fue un “brainstorming”, sin estar ahí no podemos hacer otra cosa.
        Y otra compañera hace el resumen de otros detalles importantes ¿Qué profesionales la han visto? ¿ Durante cuánto tiempo?¿Han seguido las pautas indicadas? ¿Lloraba antes o empezó a raíz de algo? ¿Cómo se calma? ¿Han afianzado el comportamiento o han pasado de él?. Sólo llora o también destroza, se orina….
        En fin, lamentablemente no te voy a poder dar una solución, tendrás que buscar otro profesional allí que pueda ayudarte.
        Suerte y espero que se solucione y pases por aquí a contarnos cómo lo lograron.
        Saludos.

        Me gusta

  7. Noa dice:

    Buenas. Mi perro ya va camino de 11 años. Cuando lo encontramos tenía parvo y se puso muy malito. Estuvo ingresado en el hospital y finalmente se salvó. Cuando volvió a casa estaba muy nervioso y se quedaba ladrando. Le diagnosticaron ansiedad x separación. Después de mucha paciencia y tiempo conseguimos q apenas ladrara. Actualmente ha vuelto a aparecer su conducta de ladrar cuando nos vamos, algunas veces sí y otras no. Creemos q ha coincidido el inicio de la conducta con el fallecimiento de nuestra gata en diciembre.
    Como podemos recuperar su estabilidad?
    Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s