¿Puedo tener un perro grande en un piso pequeño?

Por Juan Luis de Castellví

Una de las preguntas recurrentes que me hacen, es si se puede tener un perro grande en un piso. De hecho, mucha gente no tiene perro porque cree que no se adaptaría a vivir en un piso.

4450761263_ea5699389c_z
Foto de Rev Stan en Flickr, bajo licencia Creative Commons.

 

La respuesta es sencilla: SÍ. Es perfectamente posible tener a uno, o más, perros grandes en un piso. Si nosotros podemos vivir en un piso, un perro también. Un perro de 45 kilos (que es muy grande), sigue siendo mucho más pequeño que una persona media. Y si nos fijamos un poco, veremos que tiende a irse siempre a una esquina, o incluso bajo una mesa. Las necesidades de un perro quedan perfectamente cubiertas en un piso, por pequeño que sea.

Al perro el espacio para vivir no le preocupa, sólo necesita un sitio protegido en el que dormir y alimento. Lo que sí necesita muchísimo, es ejercicio físico y mental. Es decir, paseos y juegos.

Los perros son animales muy sociales, buscan compañía todo el tiempo, y de hecho son una especie que ha demostrado preferir la compañía humana antes que la de otros perros. De modo que si tuviéramos una casa con un terreno de 10.000 metros cuadrados y dejáramos al perro en el jardín, probablemente pasaría mucho tiempo cerca de la casa, intentando estar con nosotros. Particularmente soy de los que, sin humanizarlo, tiene al perro como parte de la familia, así que soy partidario de que convivan en los mismos espacios que nosotros, siempre educándolos correctamente.

dog-w-glasses-cc-Found-Animals-Foundation-article-image-500px

Los perros necesitan la compañía, así como necesitan estímulos. Al perro hay que sacarle varias veces al día para que haga sus necesidades, pero también para que haga ejercicio. Y no basta sólo con caminar, hay que practicar juegos que le supongan algún reto mental, que le hagan ejercitar sus habilidades, o tendremos un perro infeliz, que presentará problemas de conducta, y que nos hará infelices a nosotros también. De hecho, si calculas que el perro va a estar solo más de 8 horas al día, deberías pensar en no tener perro.

Eso nos lleva a otro asunto de importancia, que es la elección del tipo de perro que vamos a tener en casa. Cada raza suele tener unas características particulares, y no podemos esperar que el perro se adapte a nosotros, sino que debemos pensar fríamente en nuestro estilo de vida antes de decidirnos por un tipo de perro u otro. No se trata de cuál nos gusta más estéticamente, hay que ir más allá.

7159859442_f9510b8454_z
Foto de Michal Scuglick en Flickrl bajo licencia CC.

 

Si somos sedentarios, no podemos elegir una raza que sea ágil y deportiva, porque no lograremos hacer que el perro queme sus energías, y estará siempre nervioso. Si somos muy activos, no podemos elegir un perro que no tolere el ejercicio, o no podremos compartir nuestra actividad fuera de casa con el pobre animal, ya que no será capaz de seguir nuestro ritmo. Así mismo, hay perros muy aptos para familias, otros son perros de trabajo que no debería tener nadie que no se dedique profesionalmente al mundo del perro (como los belga malinois, por ejemplo). Es decir, no hay que fijarse sólo en el aspecto, debemos preguntar a un etólogo, a un veterinario o a un adiestrador con experiencia antes de decidirnos por un animal u otro. Y recuerda, PLANTÉATE LA ADOPCIÓN.

cachorros golden

Espero que te haya despejado cualquier duda sobre el tema, si no es así, usa los comentarios para preguntar, y también puedes proponer temas que te interesen para próximos artículos. ¡Gracias por leer, compartir y comentar!

 

Anuncios

11 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Buenos días. Me ha encantado su actículo, y me ha despejado muchas dudas. Hace poco hemos perdido a nuestra mascota, una gata, después de 13 años con nosotros y la verdad es que estamos muy tristes y lo hemos pasado muy mal. En un par de meses estamos preparando un viaje a visitar a la familia, y cuando volvamos, tenemos pensado adoptar a un perro que necesite una familia que lo quiera. Pero el motivo de mi comentario no es este, es más bien que estamos sufriendo con la perra de nuestros vecinos. Y después de leer el artículo más. No tiene ni un año. Una preciosa labradora. Vivimos en una casita unifamiliar, con un pequeño jardín. Nuestros vecinos (que son poco amables, no nos hablan, y han tenido más de un problema con vecinos de alrededor y con nosotros) la tienen en el jardín llueva o ventée. Nunca la meten en casa ni de día ni de noche. Estos días que ha llovido tanto, truenos, y relámpagos, tormentas, ha estado refugiándose en su caseta de plástico que es su único refugio. Y cuando se acercaba a vernos a la malla, estaba chorreando. No sale del jardín, no entra en la casa, no la sacan a caminar ni a pasear, casi nunca, algún fin de semana que se marchan se la llevan. Pero el resto se pasa el tiempo en el jardín y hace sus necesidades allí, de hecho se molestaron mucho un día que le pedimos que limpiaran el jardín cuando había muchas heces repartidas. Aunque ya no dejan que haya tantas heces acumuladas.

    Por otro lado nosotros salimos mucho al jardín y siempre nos busca, nos llama y nosotros siempre la acariciamos por la malla que separa su patio del nuestro. La pobre se queda muchas veces junto a nuestra malla de alambre y a veces se desespera mordiéndola cómo queriendo arrancarla para pasarse a nuestro jardín. Pasa muchísimo tiempo sola. Cuando la acariciamos se vuelve loca de feliz, se tumba, se recuesta contra la malla y pared buscando nuestra mano que la acaricie. Y a veces se me han caído las lágrimas cuando nos llama. Francamente me encantaría poder cuidarla a ella. Pero sé que es imposible. Pero me parece tan triste y cruel que esté así en el jardín. Y ahora que he leído el artículo… No creo que la denuncia sea la solución, en una perrera o centro de acogida no estaría mejor, en esta zona no. Y además podemos buscarnos un gran problema con estos vecinos, y no queremos. Qué impotencia.
    ¿Cree que es cosa mía? ¿Exagero? ¿No debo preocuparme tanto?
    Un saludo y gracias por escribir y leer

    Me gusta

    1. En primer lugar gracias por leer el artículo y por comentarlo. Como ya hemos acordado tutearnos en twitter, me permito hacerlo por aquí también.
      El tema de la convivencia con los vecinos es complejo. En este caso yo creo que se podría denunciar perfectamente por maltrato a ese pobre animal, pero la convivencia no va a mejorar precisamente. Así que antes se pueden intentar otras soluciones, como pedirles amablemente que os dejen quedaros con la perra, o incluso pasearla a diario, o tenerla en casa y que se la lleven los fines de semana. Todo lo posible antes de llegar a la última opción. Además, no tenéis que denunciar vosotros, siempre podéis contactar con una asociación animalista que sea la que lo haga.
      Por lo demás, adoptar a un animal de un refugio es lo mejor que podéis hacer, cambiará la vida de ese perro, y cambiará la vuestra. Y tampoco hay problema alguno en tener un perro y un gato bajo el mismo techo, de eso ya hablaré más adelante en el blog también.
      Bueno, espero que nos mantegáis informados de si hay suerte con la adopción de la perrita, saludos cordiales.
      Juan Luis.

      Me gusta

      1. Sólo quería comentarte que nos armamos de valor, y por amor a esa perra tan preciosa, recogimos una buena bolsa de limones de nuestro árbol, y fuimos a pedirle disculpas por si le habíamos molestado en algo, y de paso, ofrecernos para cuidarle a su perro si alguna vez no podían hacerse cargo de ella. Yo le dije que hacía poco habíamos perdido nuestra mascota y que nuestra hija jugaba con ella a través de la malla, que si no les importaba. No esperó esta reacción, supongo, aceptó las disculpas, pidió a su vez disculpas por sus malas formas, y dijo que no le importaba. Así que tengo que darte las gracias porque la operación bizcocho dio algunos frutos. Volvemos a recuperar la comunicación.
        No soluciona gran cosa con la perrita, pero al menos nos sentimos libres de poder juguetear y darle mimos a través de lo que nos separa, a veces nos pasamos mucho rato sentados juntos, acariciándola bajo la malla. O correteando, aunque estemos separados. Ella viene y nos llama a ladridos. Y se sienta a esperarnos.
        También, la tranquilidad de que si un día no pueden cuidarla saben que nosotros nos hemos ofrecido. Pero sigue sola en el jardín día y noche. Ayer se pasó todo el día sola.
        Estas son las últimas noticias, merecías conocerlas.
        Un saludo muy afectuoso.

        Me gusta

      2. Bueno, me alegra que la “operación bizcocho” funcionara. Suele pasar. Nunca se sabe, con el tiempo las cosas pueden mejorar. Gracias por contármelo, que me quedé con la duda 😉

        Me gusta

  2. Gracias a tí por la respuesta Juan Luis, no comprendo para qué quieres un animal si no es para cuidarlo y amarlo. Ellos suelen darte mucho más. Veremos qué podemos hacer, pero es complicado el diálogo sí no hay vías de comunicación. Vamos a meditar y ver qué posibilidades existen, porque siempre es mejor intentar arreglar las cosas por las buenas.
    De cualquier forma, teníamos pensado adoptar un perro en un refugio, sólo esperamos volver del viaje, ya que es en fuera de España. Mi niña quiere un perro, a mí me encantan, de niña tuve varios, y yo echo de menos a mi gata, y mi marido quiere lo que queramos, también ama a los animales. De modo que estaremos atentos a tu blog, igual nos convences 🙂
    De nuevo gracias por tu amable respuesta.
    Recibe un saludo muy afectuoso
    María

    Le gusta a 1 persona

  3. Alba dice:

    ¡Totalmente de acuerdo con tu artículo! Mientras el perro tenga cariño, estimulación mental y paseos diarios, puede estar tan bien en un piso como nosotros. Y esto es algo que a la gente le cuesta de entender, por lo que creo que opiniones como la tuya son muy beneficiosas. Entre otras cosas, las perreras están llenas de perros de raza grande por culpa de la creencia de que no pueden vivir en un piso, y eso es muy triste. Si la gente fuera más consciente de las necesidades reales de los perros, las adopciones irían mucho mejor.
    Yo, no obstante, discrepo un poco con tu comentario sobre las razas: no hay duda de que cada una tiene unas necesidades distintas y debemos adaptarnos nosotros a ellos, y no al revés (y, por lo tanto, es mejor que una ancianita no se haga cargo de un setter; ni un joven deportista de un carlino). Eso es indiscutible. Pero no creo que los perros “de trabajo” sean una excepción, como me ha parecido entender. Creo que mientras se puedan satisfacer sus necesidades de ejercicios físicos, mentales y de juegos (y de afecto), no es necesario dedicarse profesionalmente al mundo del perro, como dices.
    Dejando ese matiz de lado, como ya he dicho, ¡me encanta tu artículo!

    Me gusta

    1. Hola Alba, muchas gracias por comentar, es muy agradable saber que el artículo es útil. Sobre el tema de perros de trabajo, igual no me he explicado suficientemente bien. Usando el mismo ejemplo del artículo, hace poco salió una película llamada “Max”, sobre un belga malinois. Cada vez que hay una película sobre una raza concreta, aumenta la venta de esos perros de un modo espectacular. Y no a todos los perros basta con sacarlos a pasear. Hay razas más “duras”, que necesitan mano experta. ¿Tienes que dedicarte profesionalmente a esto? Claro que no, pero nunca aconsejaría a nadie que no ha tenido perros que su primer perro familiar sea uno de estos, o de otras razas similares. Tener un border collie en un piso, y pensar que con sacarlo varias veces al día es suficiente, también puede ser un error. Porque son razas criadas con unas tendencias Fuertes, y hay que buscar salida para esas pulsiones. No hay que ganarse la vida con los perros, pero sí hay que conocerlos bien antes de optar por una raza u otra.
      Saludos cordiales

      Me gusta

  4. Fran dice:

    Letra escarlata, creo que vuestra perro la tenéis al otro lado de la valla. Si ya se ” ha roto el hielo”, podéis seguir hablando con el vecino como os ha aconsejado Juan Luis y proponeros como ” paseadores ” de vuestra amiga. Comentarle que sería bueno y os encantaría que pasará al jardín a jugar con vuestra hija y poco a poco, igual se muda de casa. Por lo que cuentas para el vecino es más una carga que un miembro más de la familia, y a veces cuando a uno le dan una solución fácil, buena y cómoda, opta por acatarla. Yo colaboró con varias protectoras y me suena todas y cada una de las cosas que dices del animal. Ella es el prototipo del perro entregado directamente por el dueño en la perrera. Los perros nos eligen, y a vosotros hace tiempo que alguien os espera al otro lado de la valla. Suerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estoy totalmente de acuerdo. El “a la niña le haría mucha ilusión” puede ser una herramienta maravillosa. Bueno para ellos, que no quieren a esa perra, bueno para vosotros y, especialmente, bueno para la perrita. Win/win.

      Me gusta

  5. Hola, estoy brutalmente de acuerdo con tu artículo, quisiera hubiera más gente interesada en la vida animal y la sana convivencia con el ser humano, un saludo enorme, eh escrito un artículo sátiro al respecto del Pitbull espero lo leas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s